Palabra Tejida: ¿Quiénes somos?

Nosotras y nosotros presentes en CORAL habitamos territorios de Argentina, Colombia, Chile, Brasil, México, El Salvador, Bolivia, Ecuador, Honduras, Perú, Costa Rica.

Somos cómo los árboles y plantas de nuestros territorios: la jacaranda, el sauco, la planta de tabaco. Somos foye, ceiba, algarrobo, litre, lapacho, ciruelo, maíz, capulí, arrayán, almendro amarillo, chiquiragua, maitén y frailejón.

Somos lo primero que vemos cuando abrimos la ventana. Somos medicina. Como a la planta de tabaco, a veces somos estigmatizados y no se nos da la importancia que tenemos en el cuidado de la madre tierra. Queremos aprender y adquirir herramientas de lucha. Somos majestuosos, tenemos espinas, nuestras hojas y frutos curan. Crecemos con resiliencia. Representamos la restauración y el nuevo comienzo. Damos sombra y nos llenamos de flores. Somos tan desafiantes que aún en la más terrible sequía, damos frutos. Florecemos a pesar de las adversidades.

Como la mazorca, tenemos muchos granos que representan cómo vamos avanzando unidas, juntos y juntos. Somos como el bosque, como el territorio: somos vitales, damos sombra, albergue a los pájaros y nutrimos los acuíferos. Tenemos mucha energía. Sobrevivimos a la sequía y al saqueo del agua. Somos milenarios, somos parte de la memoria de nuestros pueblos, de nuestra cultura.

Somos como las especies endémicas de nuestros territorios. Somos aroeira, butiá, taioba, araucária, butiazeiro o espada de San Jorge, torote, osca y tjtyqy. Nos importa proveer de algún beneficio al territorio y a quienes lo habitamos: dar sombra, crecer hojas y tallos para dar alimento, brindar utensilios.

Somos parte de las prácticas sagradas y de los rituales de sanación. Temperamos, condimentamos la comida, somos colores para teñir nuestros textiles, curamos la piel, construimos las redes de pesca. También somos combustible. Enfrentamos varias luchas y renacemos en el territorio aunque nos prendan fuego.

Brotamos por toda la comunidad, resistentes.